Y llevamos un par de semanas de verano, un momento de felicidad para mucho, pero que, aunque ha mejorado con respecto al año anterior, aún sigue siendo un poco diferente debido al Covid19. No obstante, se trata de una época de cansancio y apatía para otros muchos. ¿Por qué sucede esto? Las comidas copiosas, la falta de actividad, el cambio de biorritmos y rutinas, pueden producir esos síntomas. Pero no te preocupes, porque en este post de nuestro blog te vamos a descubrir como mejorar tu estado de ánimo con una alimentación para estar fresquito y más activo, incluso en medio de las olas de calor.

Menos refresco y más agua fría.

En Verano comemos de manera diferente. Se sale mas, se va a las terrazas, se pide mas cervecita fresca, pero muchas veces, también refrescos con elevados niveles de azúcar. Sobre esto último, nuestro cerebro es un poco “drogata” y en cuanto le damos azúcar de mas, se pone muy contento, pero cuando se pasa el efecto, se “enfada” y nos demanda mas azúcar para seguir feliz. Es en ese momento cuando nos sentimos mal, queremos “comer algo rico” y no entendemos muy bien que nos sucede. A veces incluso, acabamos de comer hace un par de horas y parece que ya estemos muertos de hambre.

Si a eso le sumamos que el calor puede producir en nuestro organismo problemas circulatorios y dificultar para dormir, lo que desencadena un dolor de cabeza, por no descansar lo suficiente, le sumamos el tema del azúcar y tenemos un coctel de lo mas explosivo.

¿Por qué nos afecta tanto el calor?

Básicamente porque con las altas temperaturas empezamos a sudar. Nuestro cuerpo intenta realizar una cosa llamada “enfriamiento por evaporación”. Se trata de crear una película de agua sobre la piel y esperar a que una suave brisa aparezca por ahí y se produzca un ligero enfriamiento. A veces no funciona, porque la brisa no llega nunca, pero nuestro cuerpo lo intenta de todas maneras.

Os recordamos que por ejemplo, un deportista suda 1 litro de agua por hora de ejercicio y se recomienda beber unos 2 litros al día. Así que imagina si te pasas horas sudando al sol. Pero lo peor no es la propia perdida de agua, si no la perdida de minerales, como por ejemplo el sodio o el potasio. En el mercado existes aguas de mineralización débil, excelente para combatir el calor desde un sofá, o aguas con minerales, que son las que debería tomar un deportista.

El calor lo dilata todo, también nuestras venas y arterias.

Si… y es peligroso hasta cierto punto. ¿Por qué? Unos vasos sanguíneos más expandidos, suponen que la sangre fluya con más facilidad, esto no es malo, ya que produce que el corazón tenga que trabajar menos. Pero claro, la idea que lleva nuestro cuerpo es mandar la sangre a la piel para que se enfríe. El “problemilla” viene cuando el calor en el exterior del cuerpo supera los 40 grados, que la sangre ya no se enfría. Si esto sucede podemos tener una caída severa de la presión arterial, que se traduce en maros, vértigos y hasta desmayos. En esos momentos debemos buscar lugares a la sombra donde descansar y jamás ponernos a hacer ejercicio, mucho menos al sol.

Las comidas copiosas te van a estresar

Si ya el cuerpo con calores extremos se vuelve medio loco, vas tú y le metes una paella de tamaño industrial a ver si es capaz de digerirla. Y eso que el arroz no es precisamente un alimento difícil de digerir. El problema es todo lo que lleva el arroz al lado, productos ricos en grasas o proteínas. Eso es lo que debemos evitar. Debemos evitar a toda costa alimentos fritos, con mucho aceite, embutidos grasos y curados.

¿Entonces que podemos comer? Los alimentos ricos en carbohidratos como la pasta, el arroz, pero también las verduras y las frutas son más fáciles de digerir. Pero no solo debes tener en cuenta lo que comes, sino también “cuanto” comes.

Alimentos que tienen un efecto refrescante

FRUTAS CÍTRICAS: Los cítricos pueden impulsar el metabolismo. Especialmente como ingrediente en “infusiones de agua”, en ensaladas de cítricos o en combinación con pescados y carnes, los cítricos aportan a nuestros alimentos la frescura necesaria. Y también puede ser un postre pequeño y refrescante.

ALIMENTOS AMARGOS: la palabra mágica aquí son las sustancias amargas que contienen, que estimulan la liberación de jugos gástricos y biliares y así favorecen la digestión. Al mismo tiempo, también son vistos como estimulantes. También algunas hierbas, pomelo, espinaca y brócoli son representantes de este grupo de alimentos.

HIERBAS: las hierbas son ricas en aceites esenciales, los cuales, entre otras cosas, tienen un efecto refrescante. El representante más conocido es probablemente el metanol, obtenido de la menta piperita, que también se puede encontrar en cosméticos para uso externo en la piel. Además, la mayoría de las hierbas, como el tomillo y el el romero, contienen un mayor contenido de sustancias amargas, que tienen un efecto estimulante adicional. Este verano, refina tus ensaladas, platos a la parrilla y bebidas con una variedad de hierbas, ¡esto no solo aporta sabor, sino también una sensación refrescante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Nicholas y Elvira Alimentacion S.L..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Nicholas y Elvira Alimentacion S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad