Descongelar la comida parece algo sencillo. Simplemente sacarla del congelador y dejarla sobre la bancada de la cocina, pero nada más lejos de la realidad. Al igual que para su conservación, cada alimento requiere ser descongelado de una manera diferente y no hacerlo correctamente puede hacer que se alteren sus propiedades.

En el articulo de este mes, vamos a analizar los diferentes tipos de productos que comercializamos y aprenderemos cómo descongelar la comida de manera correcta para disfrutar de una cocina sana y de calidad.

1. Cómo descongelar el pescado de manera correcta

Mucha gente tiene la falsa idea de que el pescado debe ser descongelado siempre antes de cocinarlo. Sin embargo no es así en algunos casos. Por ejemplo, si tu idea es cocerlo en agua, o hacerlo al vapor, e incluso si lo vas a usar para un guiso y hornearlo, puedes sacarlo directamente del congelador y cocinarlo.

Por otro lado, si lo vas a hacer a la plancha, si que requiere una descongelación previa. Es importante que conozcas que durante ese proceso de descongelación, el pescado va a soltar unos jugos que deben quedar a parte, por eso no es buena idea ponerlo a descongelar sobre un plato y dejarlo durante horas al aire. Lo mejor es sacarlo la noche de antes y dejarlo en la nevera, en una rejilla o colador, con plato hondo debajo que recoja esos jugos (mas que nada para no manchar la nevera).

Si se trata de piezas envasadas al vacío, también puedes descongelarlas sumergiéndolas en agua fría sin sacarlas del envase. Así el tiempo de descongelación será más rápido. Bajo ningún concepto debes usar agua caliente, porque eso alterara las partes externas del pescado haciendo variar incluso su sabor.

2. Cómo descongelar el marisco de manera correcta

Al igual que con su primo de categoría, el pescado, para descongelar el marisco crudo (langostinos, cigalas, gambón argentino…) lo mejor es dejarlo en el frigo, y si se te ha olvidado sacarlo la noche de antes y tienes la urgencia de cocinarlo inmediatamente, la única opción recomendable es sumergirlo en agua fría durante una hora aproximadamente. Cuando al tacto tenga ese toque de normalidad típico de cuando esta fresco, escúrrelo y ya puedes emplearlo de la forma que te apetezca.

Sin embargo si hablamos de marisco que será usado para cocer, no es necesario descongelarlo previamente. Puedes echarlo a la olla y cocerlo directamente. En los casos en los que el marisco ya este precocido ((langostinos cocidos, langosta cocida, gamba salada…), debes igualmente que con el pescado, descongelarlo en el frigo sobre una rejilla o colador. Es importante que los jugos de la descongelación queden a parte y no «enturbien» el sabor del marisco.

3. Cómo descongelar la carne de manera correcta

Aquí no hay otra manera. Si quieres que la comida esté rica, debes descongelarla en la nevera, sin ningún envase. En los casos en que este envasada al vacío, puedes igual que con otros alimentos, sumergir el envase en agua fría con el mismo envase. Este proceso, puede durar aproximadamente 1 hora y una vez mas, os recordamos que no debe sumergirse en agua caliente, pues se cocerán las partes externas alterando el sabor de la carne.

4. Cómo descongelar las verduras de manera correcta

Para cocinar las verduras, no debes descongelarlas. Añádelas al líquido de cocción y cocínalas a tu gusto. Si lo prefieres, también las puedes cocer al vapor, directamente congeladas, y resultarán mucho más sabrosas y conservarán mejor los nutrientes.

Los salteados y revueltos saltéalos directamente congelados con un poco de aceite bien caliente y en pocas cantidades, sazonándolos a tu gusto.

5. Cómo descongelar la bolleria de manera correcta

Para disfrutar de nuestros croissants, churros, etc…, deberás descongelar el producto antes de hornearlo. Con las masas de hojaldre, pasteles, etc… deberás dejar fermentar entre 4 y 5 horas.

6. Cómo descongelar los rebozados de manera correcta

Los pescados rebozados y empanados, los buñuelos, empanadillas… fríelos, directamente congelados, sumergiéndolos en abundante aceite bien caliente. Con las croquetas, albóndigas y las carnes empanadas o rebozadas haz lo mismo y deja que se doren.

Recuerda no freír nunca mucha cantidad de una sola vez, así conseguirás mantener constante la temperatura del aceite y el resultado será un rebozado crujiente y nada aceitoso. Finalmente, ponlos sobre papel absorbente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Nicholas y Elvira Alimentacion S.L..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Nicholas y Elvira Alimentacion S.L..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad